Deformidades angulares y flexurales en potros y su tratamiento con férulas correctivas

Las deformidades angulares y flexurales se
encuentran dentro de las enfermedades
ortopédicas del desarrollo en potros; las
deformidades angulares se definen como una
desviación axial lateral o medial en el plano
frontal distal a una articulación. Podemos
encontrar 2 tipos de deformidades angulares,
deformidad angular en Valgus y deformidad
angular en Varus.
Las deformidades flexurales se dan en los casos
en que los tendones flexores son “demasiado
largos” y se denomina Hiperelástica; y en los casos
en que los tendones flexores son “demasiado
cortos”, el problema se denomina contractura.
Causas
Las causas para el desarrollo de estas
deformidades angulares pueden ser congénitas
tales como: nacimientos prematuros, placentitis,
trauma perinatal de tejidos blandos, flacidez de
tejidos blandos y osificación incompleta de los
huesos del carpo y tarso. Dentro de las causas
adquiridas podemos encontrar desbalances
nutricionales (dietas altas en carbohidratos
y proteínas), potros en rápido crecimiento,
ejercicio excesivo y trauma directo.
Las deformidades flexurales congénitas en
potros muy probablemente se originan en una
mala posición uterina durante el desarrollo fetal,
un desarrollo anormal del feto, o una enfermedad
o estado de desnutrición en la yegua. Causas
adquiridas incluyen cambios posturales debido a
dolor en la extremidad afectada (fisitis), causas
nutricionales y rápido crecimiento.
Diagnóstico
La mayoría de las deformidades angulares son
fácilmente reconocibles a través de la observación
del potro. La evaluación por radiografía digital es
siempre indicada cuando existe una desviación
angular severa, no mejora como se esperaba o
incrementa la severidad de la lesión.
El diagnóstico de las deformidades se basa
con mayor frecuencia mediante observación
cuidadosa del potro, que es muy importante
y debe ser llevado a cabo continuamente por
2. Valgus:
Desviación lateral
de la extremidad
distal al origen
de la deformidad.
12 Salud y Bienestar
1. Varus:
Desviación medial
de la extremidad
distal al origen
de la deformidad.
los propietarios. A través de esto, incluso
el problema de los tendones contraídos de
desarrollo lento puede diagnosticarse temprano
y tratarse a la vez, donde las posibilidades
de corrección exitosa son mucho mejores. La
evaluación radiográfica de los huesos del carpo
y del menudillo puede estar indicada si se
sospecha inmadurez esquelética.
Las manipulaciones por un veterinario son
importantes para determinar qué tendón o
tendones están involucrados. Esto debe llevarse
a cabo en estación, así como con la extremidad
flexionada, además se debe establecer el
rango de movimiento de la articulación. El
dolor crónico, como el que se encuentra en
la osteocondrosis o en la artritis séptica de
la articulación de la cadera no diagnósticada,
ocasiona un desplazamiento del peso desde la
extremidad dolorosa, lo que puede inducir una
deformidad flexural o angular de la extremidad.
Tratamiento
Para ambas deformidades existen tratamientos
médicos conservativos y tratamientos quirúrgicos
dependiendo de la severidad de la lesión y la
respuesta al tratamiento. En el caso de las
deformidades angulares se recomienda quietud en
pesebrera por 2 semanas, aplicación de férulas, y
control radiográfico, los tratamientos quirúrgicos
incluyen elevación de periostio, retardación del
crecimiento y aceleración del crecimiento.
En casos de las deformidades flexurales
medicamente se recomienda corregir los
desbalances nutricionales, manejo del dolor,
ejercicio controlado, aplicación de tetraciclinas
parenterales en casos de contracturas y
aplicación de férulas, en casos muy severos las
opciones quirúrgicas incluyen desmotomia del
check ligament o ligamento frenador.
Uso de férulas correctivas
El uso de férulas correctivas para el tratamiento
de deformidades angulares y flexurales en los
potros suele ser una muy buena herramienta
debido a su versatilidad y facilidad de uso.
Cuando la causa de la deformidad es la
osificación incompleta de los huesos, el uso
de férulas de manera inmediata es obligatorio
para evitar una mayor deformación y el
desarrollo anormal de los huesos. Cuando se
dá una desviación axial (varo o valgo), la
intervención quirúrgica suele ser necesaria
en los casos más graves, sin embargo, la
terapia física combinada con la aplicación
intermitente de férulas a menudo suele ser
una opción exitosa.
En los casos en que el potro no está muy fuerte y
la deformidad no es muy severa, se puede esperar
unos pocos días para comenzar a usarlas, sin
embargo, se debe tener en cuenta que el uso de
éstas es más efectivo cuando se realiza durante
los primeros tres meses de edad (i).
En las deformidades flexurales, especialmente
en las deformidades metacarpo-falangeas, se
recomienda el uso de férulas inmediatamente
después del nacimiento y por 3 o 4 semanas.
En los casos de hiperlaxitud del tendón flexor,
ésta suele ser autocorrectiva, pero puede ser
necesaria la fisioterapia, el ejercicio restringido
y la ferulización (ii).
El uso adecuado y a tiempo de las férulas
correctoras permiten al potro distribuir
adecuadamente su peso, de forma anatómica y
cuidando las placas de crecimiento de los huesos
evitándose el progreso de la deformidad.
Hay que tener en cuenta que el uso de las
férulas obliga a una adaptación del potro, el
éxito del uso de estas férulas depende en gran
medida del cuidador del mismo, quien debe
estar pendiente de su evolución, de la presencia
de dolor y de la revisión periódica del estado
del paciente (iii).
Gracias a los avances tecnológicos se han
desarrollado férulas customizadas que
pueden fabricarse a partir de moldes de las
extremidades del potro, con las ventajas de ser
a la medida y por lo tanto permanecer en la
posición adecuada, además permiten quitar y
poner fácilmente, permitiendo un control sobre
la evolución del paciente.
i Almanza A. Deformaciones flexurales y desviaciones angulares en potrillos, sus posibles soluciones. Anuario 2008
ii Leitch M. Musculoskeletal disorders in neonatal foals. Vet Clin North Am Equine Pract. 1985 Apr;1(1):189-207.
iii De Castilla B. Problemas Angulares Y Flexurales Del Potro En Crecimiento. Cif: B-87064671, 5-1ºb 28023 Madrid
13
Vaultin

Por:
Lucas Giraldo Botero – Médico Veterinario Universidad de Antioquia /
Especialista en Medicina y Cirugía Ortopédica en Caballos Universidad
Carolina del Norte – EEUU / Práctica Privada Especialvet
Eddy Santiago Morales Tejada – Médico Veterinario Universidad de LaSalle,
Tatiana Rios Meneses – Bioingeniera Animal Fix.
Las deformidades angulares y flexurales se
encuentran dentro

https://www.revistacaballistas.com/

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Abrir chat
Dudas sobre algún producto? Escríbanos..
Hola, estamos en línea
24 horas para asesorarte.
Cel +57 350 8605333