MESACE-HIPERPARATIROIDISMO NUTRICIONAL SECUNDARIO (HNS) Una amenaza silenciosa

Si sus caballos han sufrido cojeras intensas,
intermitentes o cambiantes en las extremidades, sin
razón aparente, están perdiendo peso o han tenido
lesiones en ligamentos o tendones, la información que
encontrará a continuación le será de gran utilidad.
Expertos en Colombia afirman que uno de cada dos
equinos, pueden presentar los síntomas descritos
anteriormente con una frecuencia significativa, los cuales
pueden deberse a una patología conocida como
Hiperparatiroidismo Nutricional Secundario (HNS), la
cual en estados avanzados puede traer consecuencias
muy graves, entre las cuales se encuentran las fracturas.
Esta patología es una enfermedad metabólica, es decir,
que se produce por el desbalance dietético de calcio y
fósforo que genera un desgaste en el sistema óseo del
equino, debido a que en sus dietas es común encontrar
altas cantidades de fósforo, y unas sustancias
llamadas fitatos y oxalatos, las cuales están presentes
en el forraje e impiden la correcta absorción del calcio
presente en las dietas o en suplementos comerciales.
En el reporte de caso “Hiperparatiroidismo nutricional
de origen secundario en 3 yeguas de raza Criollo
Colombiano en Antioquia” publicado en el Journal of
Agriculture and Animal Sciences, (Enero – Junio de
2015. Vol. 4, No. 1. / C. Jaramillo et.al.), citando a
Stewart et al., 2010, se afirma que “Cuando un equino
es alimentado con dietas que contengan 1% o más de
oxalatos se puede reducir la absorción de calcio
hasta en un 66% e incrementar la excreción fecal del
mismo”, esto se ve reflejado en un aumento de la
paratohormona, la cual le ordena al organismo del
equino extraer el calcio de sus huesos para cumplir con
sus funciones metabólicas esenciales.
Por: Andrés Felipe Mejía Aguirre
Head Entrepreneur / Forticaps
20
El organismo del caballo requiere calcio diariamente
para sus funciones, el calcio es el macro mineral más
abundante en el cuerpo, aproximadamente el 99% se
encuentra en los huesos y en los dientes, siendo muy
importante para el sistema óseo y locomotor, el 1%
restante se requiere para el cumplimiento de
funciones como:
•La contracción muscular, es decir, que es necesario
para el funcionamiento de los músculos y órganos
como el corazón, el diafragma, los pulmones y la
contracción de los músculos en general.
•La termorregulación.
•La coagulación de la sangre.
•La transmisión de impulsos nerviosos.
•La permeabilidad de las membranas celulares.
Los requerimientos de calcio varían de acuerdo al peso
y al estado fisiológico del equino, ya que al no poder
absorber el que obtiene de la dieta, el cuerpo lo extrae
de sus propios huesos y es ahí donde comienzan a
manifestarsen los problemas.
A continuación nombraremos los síntomas que pueden
indicar que lo anterior está pasando en el organismo
del equino:
1. Lame paredes: Consume la cama o la arena. Un
vicio de pesebrera como es conocido comúnmente,
puede ser una manifestación temprana de la
deficiencia mineral, el organismo empieza a buscar
fuentes de minerales que no son suplidos en la dieta.
2. Maloclusión: Comúnmente conocido como pica o
caballo picudo. Trae consigo problemas masticatorios
que pueden empezar a generar pérdida de peso en el
equino por dolor o dificultad al masticar los alimentos.
3. Abultamiento de los huesos planos de la cara:
Conocido comúnmente como encarrillamiento,
coquera o tabaco y en otras partes del mundo como Big
Head. Este es uno de los síntomas que demuestra un
avance considerable en el desgaste óseo por causa del
HNS. Se presenta el tejido fibroso en los huesos planos
de la cara y por lo general la afectación de las vías
respiratorias del caballo.
4. Deformidades esqueléticas y pérdida de peso: La
pérdida de la densidad ósea hace más propenso al equino
en presentar deformidades debido a no tener la fortaleza
necesaria para el soporte músculo esquelético.
21
5. Fracturas espontáneas o de fácil ocurrencia: Se
pueden presentar fracturas sin que el caballo haya
sufrido un golpe fuerte o accidente que lo pueda
originar.
Los estados avanzados de esta enfermedad tienen por
lo general finales muy tristes para los caballos, no en
todos los casos se presentan signos clínicos hasta que
se presenta una fractura, por tal motivo lo mejor es
prevenir la enfermedad, proporcionándoles dietas que
garanticen una adecuada absorción del calcio y una
relación adecuada Calcio-Fósforo.
Se debe tener en cuenta que esta enfermedad no
distingue entre raza o sexo del caballo, pueden ser más
propensos los caballos jóvenes, las yeguas gestantes o
lactantes y los que están siendo entrenados o están en
proceso de adiestramiento, debido a los altos
requerimientos de calcio durante estas etapas.
En caso de que sus equinos presenten algunos de estos
síntomas consulte a su médico veterinario.
Previene
patologías
como el HNS
(Hiperparatiroidismo
Nutricional Secundario)

https://www.revistacaballistas.com/

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Llamar

¡Suscribete y recibe información relevante!

Abrir chat
Dudas sobre algún producto? Escríbanos..
Hola, estamos en línea
24 horas para asesorarte.
Cel +57 320 7528243