MESACE-IDENTIFICACIÓN DE LOS CUADROS DE SUB E INFERTILIDAD EN CABALLOS

La infertilidad o subfertilidad es el problema
reproductivo más importante para los propietarios de
caballos en todo el mundo.
Se define como la falla en lograr tasas de concepción
inferiores al 60%, y puede deberse a un problema en la
calidad seminal o una dificultad en la capacidad para
reproducirse; los disturbios reproductivos en
sementales son complejos ya que los propietarios no
tienen registros reproductivos, y datos del inicio de la
enfermedad o tipo de medicaciones, además existe un
desconocimiento de aspectos importantes como
manejo, nutrición, inbreeding y rutina de
entrenamiento. El uso de nuevas moléculas y
sustancias como coloides, colchones, etc., han
permitido notoriamente el empleo de animales
subfértirles en los sistemas de producción de equinos,
enmascarando cuadros clínicos complejos, los cuales
causan un gran impacto económico no solo en el
territorio nacional sino a nivel internacional.
El examen clínico andrológico en los caballos busca
identificar los problemas que afectan o tienen un
impacto directo en la eficiencia reproductiva, los
reproductores deben presentar en el momento de la
evaluación, una excelente salud física y mental, buen
comportamiento sexual, estar libres de enfermedades
infectocontagiosas, y debemos evidenciar características

Biometría testicular, considerando un ancho escrotal
normal de un caballo adulto de 80 u 88 mm; Ecografía
Testicular, Ecografía de Glándulas Accesorias, y normal
producción de espermatozoides en calidad y cantidad;
además es importante considerar que estos animales
deben poseer atributos fenotípicos, genotípicos, y
condiciones de un excelente atleta cuando están en
competencias, de igual manera se debe tener en cuenta
el record de crías vivas nacidas como resultado de
procesos de monta natural o inseminación artificial, que
realmente se comporta como el test más fidedigno en
las pruebas de concepción y fertilidad.
Muchas veces nos enfrentamos a cuadros clínicos
complejos en donde el desconocimiento del diagnóstico
definitivo es absoluto, ya que no conocemos el histórico
reproductivo, no tenemos un record exacto de su
eficiencia reproductiva, o los caballos son vendidos a
otros criaderos, o son sometidos a cambios abruptos
en su manejo, alimentación, o existe un dopaje de los
sementales, uso irracional de esteroides anabólicos,
medicaciones, empleo de progestágenos, medicamentos
para mejorar cuadros de claudicaciones, etc., en estos
momentos nos encontramos en la punta del iceberg, sin
salida, y no observando la profundidad en el contexto
del iceberg o de la enfermedad presente en el caballo,
por lo cual vale la pena resaltar que existen pruebas
específicas que nos pueden ayudar, que se comportan
como herramientas importantes en el esclarecimiento
y la identificación del problema real, ya que si
respetamos un examen completo metódico y detallado,
debemos realizar la siguiente rutina:

Anamnesis e histórico.
Examen clínico.
Biometría testicular (largo, ancho, alto, de ambos
testículos, volumen testicular total y cálculo del
D SO).
Ecografía testicular y de glándulas accesorias.
Evaluación del comportamiento sexual.
Colecta y evaluación seminal a través del
espermiograma, de la microscopia de contraste
de fase, evaluación sistematizada en el CASA,
microscopía diferencial de contraste de
interferencia (DIC).
Ecografía modo doppler color – testicular y de
glándulas accesorias.
Evaluación de parámetros laboratoriales de
función renal, hepática, hormonas tiroideas,
micro y macroelementos, hemograma completo,
determinación hemoparásitos, coprológico,
urianálisis, hormonas sexuales: testosterona y
principalmente estrógenos, determinación de
niveles de colesterol, triglicéridos, insulina,
glucosa y cortisol.
Laparotomía exploratoria.
Termografía testicular.
Biopsia testicular a través del CAAF (Citología y
aspiración con aguja fina).
Endoscopia uretral.
Análisis de cromosomas: prueba o test de
cariotipo.
Fluorocromos específicos en semen: Diacetato de
Carboxifluoresceina, Yoduro de Propideo, Naranja
de Acridina, Hoechts, PNA, FITC, JC-1, Rodamina.
Citometria de flujo (determinación de la
integridad de la cromatina nuclear y reacción
acrosómica, yopro, merocianina, pruebas para la
determinación de generación de ROS.
Medición de fosfatasa alcalina en el plasma
seminal.
De esta manera podemos realizar un abordaje
completo y profundo de nuestro semental y nos
aproximamos al diagnóstico de la mejor forma
posible para intentar dilucidar el cuadro clínico
complejo que presenta el semental en un periodo de
tiempo específico.
Por: Jair Perez Osorio, DMVZ, MSc, PhD / Director Científico BioAnimal SAS
Astrid Paredes Cañón, DMV, MSc (e) / Gerente BioAnimal SAS.

https://www.revistacaballistas.com/

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Abrir chat
Dudas sobre algún producto? Escríbanos..
Hola, estamos en línea
24 horas para asesorarte.
Cel +57 350 8605333